jueves, 21 de abril de 2011

El tiro por la culata

Hoy os voy a contar lo que me ocurrió ayer en el autobús. Bueno, a mí no me sucedió nada, más bien lo que presencié. 

Iba yo sentada en la parte de delante, tratando de no ponerme nerviosa por los relámpagos que se veían cada dos por tres, cuando de pronto se sube una pareja. Tendrían como sesenta años o algo más. Ella vestida cual Ana Obregón como si en realidad  tuviese veinte. Hasta aquí todo “normal”.

Total que la mujer le dice al hombre “Me he olvidado el bono. Me voy para atrás” y él se queda cual caballero andante picando el billete e intentando rescatar a su doncella. Mete su abono, lo pica, lo guarda en su sitio, da un par de vueltas a la cartera y…. vuelve a introducir el mismo billete. ¡Tachán! Como era de esperar, la máquina canceladora, que no es tonta, empezó a pitar. 

Al final al hombre no le queda más remedio que dirigirse al conductor y comprar un billete. O eso creía él… No sé si fue casualidad (merecida) o que el conductor se dio cuenta pero misteriosamente sacó dos billetes en lugar de uno.
- Sólo le he pedido uno.
- No… Usted ha dicho dos. Además me ha dejado dos euros.

Y así un rato hasta que aparece la aguerrida doncella para poner paz. Al final deciden que si sube otro viajero durante el trayecto que quiera comprar billete se quedará con él. La pareja que, ante todo, ansía recuperar su euro, permanece durante todo el camino al lado del conductor. Hasta que el hombre, supongo que aburrido de verles, les comunica que se tienen que quedar con el billete porque está a punto de terminar el recorrido y ya no va a poder venderlo. La pareja se resigna y finalmente se queda con sus dos billetes.

Como he dicho, no sé si fue casualidad o que el conductor estuvo muy avispado y quiso cobrar venganza por haber intentado engañarle (apuesto por la segunda). De todas formas, para mí, se lo merecían. Lo siento por ellos, pero creo que ya no están en edad de jugar a colarse en el transporte. Eso sí, les agradezco que me entretuviesen durante todo el camino y consiguieran que me olvidase del miedo que me dan las tormentas.

¡Felices vacaciones! Os leo abajo :)

PD. Google Images cada día me perturba más. ¿Por qué si busco "colarse en el autobús" me aparece Justin Bieber?

3 comentarios:

  1. jajajajaja justicia, karma llamenlo como quieran pero es genial aunque se de pocas veces xD

    Jo que mal lo pase ayer con la tormenta yo tambien :(

    ResponderEliminar
  2. Muajajajajajajajajajajajaja!!!!! Les está bien empleado, por memos!!!!!!!!

    Cuando haya tormenta (y sobre todo si es tropical) piensa en lo que te dije ayer ^^

    ResponderEliminar
  3. jaja muy buena entrada XD últimamente yo también me encuentro mucha gente "extraña" como esta y en el museo ya ni te cuento y seguro que si, el conductor pensaría "ah si? ahora te vas a enterar" XDD

    Por cierto he ido a comprobar lo de Justin y "colarse en el autobús".. no entiendo nada jaja

    ResponderEliminar