martes, 10 de mayo de 2011

¡Qué nervios!

Cuando me levanté esta mañana ya tenía pensado con qué iba a actualizar hoy el blog. Sin embargo al final me he visto obligada a cambiar de idea. Os cuento:
Como todos los días, me he levantado y me he puesto a estudiar la oposición (hoy tocaba Estructura Constitucional. ¿Quién me iba a decir a mí que volvería a estudiar eso?) Cuando he terminado me he puesto a desayunar mientras veía Heidi, que por cierto viéndola ahora me doy cuenta de que no es demasiado buen ejemplo para los niños ya que enseña que poniéndote a llorar consigues todo lo que quieres. Total que no me había dado tiempo ni a comerme media magdalena de Hacendado cuando ha sonado el portero automático. He pasado de él porque cada día llaman una media de cinco veces y nunca es nadie. A los diez segundo ha vuelto a sonar y ya sí me he levantado. Me ha contestado un hombre diciéndome que me traía cuatro bultos. ¿Cuatro bultos? ¡Oh dios mío! ¿Qué clase de cosa me trae este hombre? Total que le he dicho que subiera y al abrir la puerta de casa he visto que me traía cuatro cajas.
- ¿Dónde las dejo?
- Mmm… Ahí mismo –he contestado yo señalando el pasillo con cara de boba.
Y en cuanto se ha ido he abierto una de las cajas y ahí estaban. Muchos El jardín de atrás. ¡Son tan preciosos! ¡Estoy muy emocionada y muy nerviosa!
 Después he ido a venderle a mi amigo Pepe el primer ejemplar, que se lo había pedido, y he firmado mi primer libro. La dedicatoria me ha quedado un poco fea porque me temblaba la mano pero… ¡era mi primera dedicatoria!
¡Ojalá os guste a los que lo leáis! ¡Mil gracias a todos!

1 comentario:

  1. Q maaaaaaaaaaaaaaaja!!!!! ^^ Para Pepe el pescadero xDDDDDDDDD

    ResponderEliminar