miércoles, 18 de mayo de 2011

Una semana después


Ha pasado ya una semana, siete días, desde que El jardín de atrás apareció sin previo aviso en mi casa. Siete días de ilusión, miedo, decepciones, alegrías, nervios, caminatas, visitas, reparto de publicidad, reencuentros, más ilusión y más miedo.
He de decir que las ventas van bastante bien, no puedo quejarme. Pero, sin duda, eso no es lo importante. Lo que realmente hace que me sienta inmensamente afortunada es recibir las opiniones de los lectores, de esas personas que, algunas conociéndome y otras sin tener ni idea de quién soy, han decidido dar una oportunidad a mi novela, dar una oportunidad a Daniel y Nerea para que les cuenten su historia y además después se han tomado la molestia de hacerme saber que les ha gustado. ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!
Otra de las cosas que me ha encantado es ver la cara de felicidad de algunas personas cuando han descubierto que aparecían en los agradecimientos. Fue algo diminuto, un pequeño detalle que quería tener con ellos por todo el apoyo que me han prestado durante todo este tiempo. Y al final me vuelven a dar las gracias por ello. ¡Sois increíbles!
Respecto a las visitas a las librerías, de momento no están resultando demasiado (o casi nada) fructíferas. Pero bueno, habrá que echarle paciencia al asunto y seguir pateando la ciudad en busca de alguien que esté dispuesto a darme un voto de confianza.
¡Os iré contando! Os leo abajo ;)

1 comentario: