viernes, 3 de junio de 2011

La noche de la mariposa mutante

¡Ay! No sabéis qué mal rato pasé anoche. Os cuento:

 Estaba yo tan tranquila sentada en mi cuarto delante del ordenador, hablando por el Messenger y escuchando Ponte a Prueba en Europa FM cuando de pronto tuvo lugar un pequeño apagón. Estoy acostumbrada a que mi lámpara falle de vez en cuando, llegando incluso a quemar las bombillas, así que no le di mayor importancia. 


Sin embargo a los pocos segundos volvió a ocurrir, me giré y me di cuenta de que lo que había pasado había sido un “eclipse lamparil”. Sí, de pronto “algo” cubrió una de las bombillas de mi lámpara dejándome medio a oscuras. Cuando vi el “algo” salí corriendo despavorida dejando todo lo que estaba haciendo ahí tirado. Una mariposa. Pero una mariposa enorme, mutante, incluso diría que era fruto de un cruce entre una mariposa y un murciélago.

Tras una hora de intensa búsqueda (a cargo de un cuerpo especial de rastreo insectil formado por tres personas y un perro de peluche), la muy maldita no apareció. Así que me atrincheré en el cuarto de baño y me negué a salir de allí hasta que me mostraran su cadáver.

Un rato después (cuando empezaba a contemplar la opción de irme a dormir a un hotel), me llegó un intenso olor a insecticida de ese que dicen que huele a rosas (os prometo que no fui capaz de apreciar nada que se le pareciese) y supuse que fuese cual fuera su escondite, la mariposa mutante habría estirado ya el ala.  

Regresé entonces a mi habitación con poco convencimiento. Me senté en la cama a leer un poco y de pronto ¡la vi! Trepando por mi mesa con sus patitas asquerosas y su cuerpecito lleno de pelos.
Mi madre, armada con una escoba, acudió a socorrerme y la mariposa-murciélago intentó huir de nuevo, ocultándose bajo la mesa.

Al final me di el gustazo de aplastarla con una de mis zapatillas al grito de “¡Muere! ¡Muere!” típico de cualquier película de guerra.

Sí, aunque parezca sorprendente (y muchos de mis contactos de Messenger temiesen anoche mi muerte) sigo viva tras la feroz batalla.

Os leo abajo ;) ¡Feliz fin de semana!

4 comentarios:

  1. Menuda experiencia, la mariposa-murciélago podría estar incluida en una novela de Stephen King sin duda.
    Como ya te dije yo me hubiera trasladado al bonito sofá del salón y hubiera acordonado mi habitación hasta que no tuviera certeza absoluta de que ya no estaba, que horror.

    El mejor momento sin duda, ¡Muere! ¡Muere! xD

    ResponderEliminar
  2. Hola 

    Vengo a decirte que he mudado el blog de El rincón de los sueños perdidos a El desván de los sueños.
    Si ya has leído este mensaje, ignóralo  Siento ser repetitiva pero hay mucha gente que aún no ha recibido las noticias y me está escribiendo emails preocupada, por lo tanto, hago otra ronda de mensajes.

    La nueva dirección es:
    http://eldesvandelosuenos.blogspot.com


    No hace falta que os hagáis seguidores de nuevo, ya estáis siguiendo el blog. Pero si queréis que nuestras novedades os lleguen, tenéis dos opciones:

    1. Suscribiros al feed del blog (en la barra lateral)

    2. Modificar la dirección de nuestro blog en la lista de lectura.
    Entra aquí http://eldesvandelosuenos.blogspot.com/2011/06/sobre-la-migracion-del-blog.html para enterarte de cómo hacerlo.

    Muchas gracias por tu atención.
    Disculpas (mil) de nuevo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. El perro de peluche debía ser Rastreator por lo menos.
    "y me negué a salir de allí hasta que me mostraran su cadáver." Pues menos mal que no era Bin Laden! xD
    Lo de irte a dormir a un hotel...es coña, no? xD
    Arggg que asco lo de aplastarla! Menos mal que te daba cosa! Si llegas a tener una pistola la coses a balazos por lo que veo xDD.

    Ten cuidado no venga esta noche Robin a quejarse!

    ResponderEliminar
  4. Y yo mientras esperándote en el msn xDDDDD

    Menos mal que Pluma acudió al rescate! ^^

    ResponderEliminar