domingo, 24 de julio de 2011

Juguetes Rotos


Hace escasas horas que se conoció la muerte de la cantante Amy Winehouse. Muchos han sido los comentarios de condolencia y también los de “ya se sabía que estoy iba a pasar”. Estoy de acuerdo con esto segundo (aunque haya quien se enfade al leerlo).

De hecho, esto nos debería hacer reflexionar, ya que en mi opinión, Amy ha sido otra víctima de la sociedad en la que vivimos actualmente. Esa sociedad sin límites, del todo vale y de cuanto peor hago las cosas, más guay soy.

¿Cuántos de vosotros habéis oído a alguien comentar a modo de admiración algo del tipo “Anda que la que llevaba Amy el otro día en tal concierto”? ¿Cuántos de vosotros habéis visto a alguien “aplaudir” a esta mujer por ir siempre puesta hasta las trancas? ¿Cuántos de vosotros conocéis a alguien que aclamara el “they tried to make me go to rehab, I said, "No, no, no" como un himno de “libertad y rebelión”? Yo, por desgracia lo he visto y escuchado un montón de veces.

Obviamente no voy a quitarle toda la culpa a ella, que también la tiene. Sin embargo supongo que una vez que estás dentro, si encima ves que la gente te aplaude por ello, no tendrás ningunas ganas de salir. Todos en esta vida en mayor o menor medida queremos que nos presten atención y sentirnos valorados y actualmente esa atención (en general) no viene provocada por actos que supongan ningún tipo de esfuerzo. En esta sociedad (que cada vez me da más asco) la atención y el reconocimiento vienen precedidos por llevar poca ropa y ser (o aparentar ser) las más facilonas del planeta (por decirlo de forma suave) en el caso de las chicas, y por comportamientos de “malote” para todos.

Lo vivimos desde niños. ¿Quién suele ser el más “popular” o “guay” en el cole? Desde luego el niño que estudia y atiende en clase no. Generalmente el más querido por todos suele ser el que siempre contesta al profesor e interrumpe las explicaciones con cualquier tipo de chorrada.

Después, cuando crecemos un poco. ¿Quién suele ser la chica más valorada de la clase por sus compañeros (chicos)? La que se deja y enseña un poquito más de la cuenta.

Y así sucesivamente durante toda la vida.

Creo que es muy importante (ahora más que nunca) mantener los pies bien puestos en el suelo y tratar de no dejarse influenciar por todos los mensajes con los que nos bombardean la publicidad y las modas. Y para esta gente famosa este cuidado debe estar elevado al infinito. Tristemente, Amy no será el último caso. Mientras se sigan aplaudiendo este tipo de actitudes seguirá habiendo muchos más juguetes rotos (unos mediáticos y otros no).

6 comentarios:

  1. Gran actualización, Inés! Sí que es cierto que vivimos en una sociedad super viciada por el éxito lo más fácilmente posible y eso es preocupante :(

    ResponderEliminar
  2. Es una pena que la haya pasado esto...era un alma atormentada y por desgracia no queria la ayuda de nadie, espero que por lo menos sirva de ejemplo para que mucha gente se de cuenta de que las drogas solo te llevan a la autodestruccion, aunque solo tengas 27 años puedes morir, es triste ver que en el siglo XXI todavia a alguien le puede pasar algo asi...ahora los que menos se lo merecen sacaran tajada de ella, como su discografica, les ha venido de lujo. Por lo menos espero que los que se han burlado de ella ahora se pongan a escuchar sus discos y se la recuerde como una de las mejores voces.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy muy tímida para esto de comentar en blogs, pero es que no he podido evitarlo. Me ha encantado la entrada.
    Tú si que te mereces un aplauso ;)
    Y lo siento mucho por Amy :(

    ResponderEliminar
  4. El 10% (por poner una cifra) puede ser por motivos externos (amistades, mundillo, aplausos...) pero según mi opinión, cuando una cruza la barrera de los 18 (ó 20, ó ¡madre mía! los 27 como tenía la Winehouse) creo que podemos pensar (y repensar) sobre nuestros actos y sus consecuencias. No la culpo, pero tampoco la disculpo; sabía perfectamente lo que hacía con cada gramo de coca o cada porro que se liaba y si ha acabado así, no podemos más que decir "oye, qué le vamos a hacer". Sí que sabe mal la muerte de alguien, aunque no lo conozcas de nada, pero a mi la de esta chica no me ha despertado sentimiento alguno.

    Sí que es cierto que la sociedad es como es, pero si aprendes a vivir sin que te importe, no tienes por que caer en nada. Cuando creces te das cuenta que el comportamiento de cada uno fue para llamar la atención, como dices, pero si todo va como tiene que ir, el tiempo pone a cada uno en su sitio y al final te queda la satisfacción personal de no haber sido uno de ellos (¿qué le queda a la que enseña de más en clase y sigue por ese camino? seguro que ni mi carrera, ni mi vida, ni mi chico... eso es lo que años más tarde valoras y te hace decir "olé tú por ser como eras, aunque los demás te vieran como a una pringada"; vale que con diez años no lo elijas, pero cuando "en teoría" echas cabeza, el que se mete en jaleos es porque quiere. Es más, si alguien que ha cometido un error después se arrepiente y aprende de ello, se merece todo mi apoyo por haber comprendido, por muy perla que sea (nadie vive libre de pecado), pero si lo amonestan e incluso cae enfermo debido a sus actos y encima reincide, ya es porque no tiene remedio ni solución (¿qué animal se topa dos veces con la misma piedra?).

    Esta noticia ha dado que hablar, he leído por ahí "nadie escoge ser infeliz", pues qué queréis que os diga, discrepo muchísimo con esa frase (si el motivo de la infelicidad es por algo que elegimos para nosotros mismos), y hace que me hierva la sangre.

    PD: Abuf, gracias Inés, por ésta entrada en la que una puede desahogarse y berrear como nunca (podría seguir pero si no colapso ésto... xD)

    ResponderEliminar
  5. Tristemente cierto, he ido a muchos conciertos y hay "gente" o gentuza van simplemente a ver como ese cantante la lía, a echarse unas risas etc...

    Yo me quedo con su música, con los mejores recuerdos de ella.. una pena que vaya a ser recordada por bastante gente como "Amy Winehouse, la drogata" en vez de por todo lo que nos ha dejado, por el camino que abrió entre el indie y el soul.. por esa voz...

    ResponderEliminar