lunes, 31 de octubre de 2011

¡Esto es Halloween!

¡Halloween! ¡Halloween!
¡Hola hola! ¿Habéis decorado ya la casa? ¿Habéis colocado las calabazas? ¿Tenéis preparados los caramelos por si aparece algún fantasmilla a amenazaros si no les dais su dosis de azúcar? ¿Estáis listos para transformaros en seres terroríficos?
Yo lo de la decoración se lo dejo a la dueña de la casa dónde vamos a celebrarlo. Lo que sí tengo preparado ya es mi traje de gala. El año pasado tocó de Katy Perry en California Gurls y este año… Muajajajaja.
Este año me transformaré en Todd, Mister Sweeney Todd. A partir de las 20:00 de esta tarde abro mi barbería por si a alguien le apetece un buen afeitado. Y después podréis degustar las maravillosas empanadillas preparadas por Mrs Lovet. O no.
Cada año, la festividad de Halloween está más arraigada en España pero ¿sabéis de dónde proviene? Me parece interesante compartir con vosotros un par de curiosidades que he encontrado por la red sobre el origen de esta celebración.

El nombre proviene de la expresión All Hallows' Eve.
Su origen se remonta al Samhain (fin del verano), una festividad en la que los celtas celebraban el final de la estación de la cosecha y el inicio del año nuevo. Creían que durante este día, la línea que separa la vida de la muerte se estrechaba hasta tal extremo que permitía a los espíritus traspasarla a sus anchas.
No fue hasta 1840 cuando los inmigrantes irlandeses llevaron esta tradición a Estados Unidos.
La tradición de tallar calabazas proviene de la leyenda celta de Stingy Jack (Jack el tacaño) que podéis leer aquí
¿Y por qué nos disfrazamos? Entre los espíritus que traspasaban la línea entre la vida y la muerte, había uno especialmente malvado (nuestro amigo Jack O’Lantern), que iba de casa en casa diciendo “Trick or treat!”. Obviamente era mejor aceptar el trato, fuese lo que fuese, ya que si no, Jack, maldecía la casa y a todos sus habitantes, colmándoles de desgracias. Actualmente los niños (y no tan niños) se disfrazan de espíritus malignos y van por la casa ofreciendo truco o trato. Los caramelos son la aceptación del “trato”. Aunque las maldiciones actuales son más inofensivas y consisten principalmente en tirar huevos u otro tipo de pringue a la puerta de la casa.
¿Y vosotros? ¿Os vais a transformar en horribles criaturas? ¿Vais a atormentar a vuestros vecinos? ¡Contadme, contadme!

2 comentarios:

  1. Sweeney! Es Sweeney Todd! Brutal barbero de Fleet Street! :D Yo seré Scisordhands, Edward Scissorhands! :D

    Me ha gustado saber más de la historia de Halloween! :D Gracias! ^^

    ResponderEliminar
  2. Wiii, espero que te gustase la decoración xDD Aun sigue en su sitio xDDDDD

    Menos mal que termino la noche sin incidentes poqrue menuda panda nos juntamos, entre uno que no controla las tijeras, tu que se te podia ir la cuchilla un poco y a tomar por saco, el de los sueños que menos mal q no nos dio por echar una cabezadita y a mi que se me podia escapar un bastonazo sin querer.... xD

    Ju ojala estuviera la costumbre mas arraigada en españa porque es genial *__* Todo lo que sea disfrazarse es bienvenido!

    ResponderEliminar