sábado, 3 de diciembre de 2011

Please remember... remember... december...

¡Buenos días! ¿Cómo estáis? Hoy básicamente actualizo para contaros un poco mi vida, que nunca está de más.
Ya estamos en diciembre, exactamente llegamos a él (o él a nosotros) hace tres días, solo que yo no estaba en casa y no pude darle la bienvenida que no se merece. Ayer pasé la última página de mi calendario de Taylor Lautner y me di cuenta de que el año se me ha ido volando. Parece que fue ayer cuando recorría las tiendas como una desesperada buscando un calendario que me gustara. Resultó tan complicado que terminé comprándome éste como última opción. Y no es que el chico no me guste, pero buscaba otra cosa. También es verdad que cuándo lo compré ya era marzo, cosa que, por otra parte, estuvo bien ya que estaba rebajado y resultó ser una ganga.
No voy a hacer el típico “análisis del año”, eso lo dejo para otro día más adelante cuando esté más inspirada. Lo que pasa es que ayer estuve en Valladolid y experimenté  por primera vez este año el verdadero frío invernal que te corta la cara. Y sí, odio el invierno. Odio tener que llevar jersey y abrigo que pesan mil toneladas. Odio ir por la calle encogida para tratar de conservar el poco calor que tiene mi cuerpecillo. Odio tiritar, aunque ello suponga que me ponga a hablar en el idioma materno de alguna antigua población nórdica (“afuafuatututí”). Odio tener que llevar botas y cargar todo el día con el paraguas para que al final no llueva (y que cuando no lo llevo se ponga a diluviar). Odio entrar en la ducha (y sobre todo salir) mientras los pingüinos pasean a sus anchas por el cuarto de baño.  Pero sin duda lo que más odio es tener que secarme el pelo al salir de la ducha. ¡Qué tarea tan horrible! 

Pero si odio diciembre es verdaderamente por otra razón. La navidad. Antes me gustaba, y todavía hay partes de ella que lo siguen haciendo. Pero no puedo soportar que la gente vaya por el centro como borregos, impidiéndote el paso con sus bolsas gigantescas. Supongo que en el resto de ciudades será igual, pero Madrid da verdadero asco en estas fechas. Y yo, que para ir a clase de italiano no tengo más remedio que pasar por el centro, llego cada día con ganas de matar a más de uno. Otra de las cosas que odio es la falsedad de las personas en estas fechas. Si en todo el año no hemos hablado ni una vez… ¿para qué me llamas o me escribes ahora? Y lo de “hay que hacer buenas acciones que estamos en navidad”. Pues si sólo hay que hacer buenas acciones durante un mes, mal vamos, muy mal. En fin…
Y ya dejo de quejarme, que cada vez que me pongo a filosofar termino igual.
Aunque claro, he de decir que ayer recibí por sorpresa mi "primer regalo navideño" y me hizo muchísima ilusión =) Bajaba yo para irme a Valladolid y de pronto me encuentro con un repartidor que me trae un paquete. Firmo, lo cojo, lo toco. Blandito. "No puede ser el disco de Taylor". ¿Quién lo manda? Viene desde Villarreal...

¿Os he dicho alguna vez que le adoro? ¡Mil gracias a Diego López por este detallazo!
Os leo abajo ;)



4 comentarios:

  1. Hay alguna imperfección en tu actualización (:P) pero está genial! ^^

    A mi tampoco me gusta la Navidad ¬¬'

    ResponderEliminar
  2. Andaaa Inés!!!!!! No exagereees!! aaajajjajaja A mí me encanta ir por el centro con bolsas enormes (y que conste que no molesto a nadie), seguro que te chocas porque vas con la empanada pensando "no me gusta la navidaaddd".. ajaja Eso sí, yo lo único que odio de ella es el frío (también odio tiritar pffffff sobretodo al subir al coche T.T), pero sin frío no es Christmas xD Yo calendario este año me compré uno monísimo de Pesadilla antes de navidad, de tamaño mesita, con una imagen en cada hoja de la peli y el cuadro de días al lado.. Me lo compré en el salón del manga de BCN, pero no lo he usado tanto como el del año anterior (y eso que es más mono). El otro fue d Victoria Francés, en tamaño como el tuyo del Lautner... Que por cierto, no está mal, pero como tú dices le falla algo al calendario!

    ResponderEliminar
  3. Creo que soy rara, a mi si me gusta, tal vez sea porque donde yo vivo no hace tanto frío en estas épocas, así que el clima está delicioso: no calor y no frío hasta llegar al congelamiento. Así que te deseo paciencia para tus recorridos a las clases de italiano y no te preocupes, Diciembre solo tiene 31 días.
    Besos (:

    ResponderEliminar
  4. Aqui no hace tanto frio y casi no llovia (pero el clima es tan loco que ahora llueve mucho >.<)

    anda animate!

    ResponderEliminar