jueves, 5 de enero de 2012

Pequeños ancianos

Yaaaaaa vieneeeeen los Reyeeeeees... ¡Ya están aquí al ladito! ¿Habéis sido buenos? ¡Seguro que sí!  ¿Qué os habéis pedido? ¿Qué esperáis que os traigan? Yo espero algún que otro libro y poco más.
Y al hilo de esto, quería comentaros un reportaje que pusieron ayer en el telediario y me dio muchísima pena.
Aparecía una niña de seis años, leyendo su carta a los Reyes Magos: una muñeca, un puzle… Hasta ahí todo bien. “Pero esto no es lo normal”, decía la voz de la periodista, y a continuación aparecían otros muchos niños contando lo que querían de regalo: un iPad, un iPhone, un Smartphone… Ninguno de ellos superaba los diez años. Y lo mejor de todo es que casi todos ya llevaban en la mano algún aparatito de ese estilo. Además oyéndoles hablar de “aplicaciones”, “redes sociales” o “descargar”, daban la sensación de ser, por lo menos, diez años más mayores de lo que eran en realidad. Y eso es muy triste. Si con 7 años parece que tienen 25, cuando tengan 30 serán unos ancianos mentalmente hablando.
Últimamente cuando paso por un parque, suelo fijarme y me ha llamado la atención un detalle que se repite. Sí, sigue habiendo niños que corretean, chillan, montan en bici, saltan a la comba e, incluso, juegan con peonzas, pero casualmente la mayoría de ellos son latinoamericanos, mientras los pocos españolitos que hay están sentados en un banco con la Nintendo DS o el móvil. Hablo de Madrid, no sé si en otras ciudades será igual. Y apuesto a que dentro de quince años, cuando sean mayores, esos pequeños de tez tostada les darán mil vueltas a los españolitos; probablemente serán muchísimo más inteligentes, sabrán lo que supone esforzarse para conseguir las cosas, apreciarán mucho más sus logros y, a fin de cuentas, habrán aprendido muchas más cosas. Porque cuando se es niño, como mejor se aprende es jugando.
Dijeron hace poco que habían bajado las ventas de juguetes. Pero no, no creo que sea por la crisis, más bien será porque los niños ya no piden juguetes. Es más, estoy completamente convencida de que muchos de ellos ni siquiera saben lo que es un juguete. 
Soy de las que pienso que cada etapa de la vida tiene sus cosas. Nunca he tenido prisa por crecer y de hecho, todavía, sigo siendo algo niña. En mi opinión, esos padres que empujan a sus hijos a la adolescencia cuando no han alcanzado todavía la decena, se equivocan. Y tanto padres como hijos, un día se darán cuenta del error y ya no tendrá remedio, porque el tiempo es una de las pocas cosas que no se pueden recuperar ni sustituir.
Yo esta tarde me voy a la cabalgata, después pondré los zapatos en el salón y me dormiré nerviosa. ¡Me encanta la noche de Reyes!

9 comentarios:

  1. Aquí también pasa. Ves niños pequeñísimos con moviles, hablando, con la música puesta o jugando con ellos. Es raro ver lo que hacíamos nosotras cuando éramos niñas.
    También es cierto que ya no piden juguetes como antes. Casi me asusta ver como las niñas pequeñas piden maquillajes y no para jugar. Creo que ahora las que más disfrutamos de los juguetes somos nosotras xD.
    ¡Un beso guapa y feliz noche de Reyes! :D

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia vivimos en un país que cada vez se inculca más la tecnología a los pequeños, ordenadores en clases, jugar con el móvil de sus familiares.. A mi me encantaría ver crecer a mis hijos de la manera que yo crecí, con muñecas, balones, bicicletas, y quizás un ordenador de esos educativos, pero por desgracia nos espera una buena.. hace unos años se empezaron a regalar móviles en la comunión, a día de hoy creo que los trae el ratoncito perez xD pero bueno.. realmente todo es culpa de la sociedad y el consumismo..

    Un besote

    LauNeluc

    ResponderEliminar
  3. No es algo exclusivamente de tu ciudad y es una lástima, porque muchos niñ@s y sus progenitores se empeñan en crecer demasiado rápido. De esta forma no se desarrolla nada la imaginación ... ¿qué hace un niñ@ de 6 años con un móvil por ejemplo? vale que estar un ratito con una videoconsola cuando eres más mayor (con 9 o 10 años) pero veo muy mal que se convierta en algo habitual ... lo veo demasiado forma de aislamiento y de sedentarismo ...
    ¡besotes! :P

    ResponderEliminar
  4. Me has recordado el día de nochevieja en el que vinieron mis primos de BCN a cenar. Se traían a los niños: 8 y 6 años, y en una de esas que mi prima (su madre), le dice: "quieres la maquinita?" WHATTHEFUCK??????? Pensé, hay que joderse.. xD Hablando mal.. En vez de darle un libro o ponerte a leer con ellos, a jugar montando un fuerte de playmobil o a desnudar a las barbies, como hacía yo... No, toma la máquina y calla. Qué fuerrrte... ¿Sabes qué? Yo he comprado todos los juguetes este año por aquellos niños que ya no los quieren, me ha caído un perrito que respira y una Lalaloopsy, una muñeca que mola mogollón! ajajajaja Ais... Qué pena me dan esos críos..

    ResponderEliminar
  5. PD: Felices Reyes Inés!!!!! Que te traigan muuuchas cosas!!!! :)

    ResponderEliminar
  6. Pues tienes toda la razón del mundo. Mi intención es que mis hijos crezcan jugando a la peonza, las canicas o las chapas... Y, si tienen que ser unos Forever Alone y jugar sólo con su papá, pues que así sea :) Eso sí, no les dejaré ganar, muajajajajajajaja!

    ResponderEliminar
  7. Yo también creo que tienes toda la razón del mundo. Tengo casi 20 años, y hablo con mis amigos de lo que hacíamos cuando éramos más pequeños. Está claro que no voy en contra de la tecnología.
    Pero creo que siendo tan pequeños no deberían manejar ciertas cosas. También hay que decir que hay gadgets adaptados para su edad, pero hay que saber cuánto tiempo deben dedicarle. No veo bien que, como dices, un niño de diez años pida un móvil, por ejemplo. Pero si apoyaría que usara un pc educativo, de ésos que hay ahora.
    Aunque siempre acompañándolo de una supervisión del tiempo que le dedican y de unos buenos muñecos, o una bicicleta, para que vean que hay más cosas con las que uno se divierte igual o mejor ;)
    Vaya cómo me he enrollado xD Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Yo vivo en el medio rural y aquí los niños siguen jugando a juegos tradicionales (de hecho, en educación física, en el cole, son parte del programa) pero es cierto que cada vez más pronto tienen móvil y demasiados cacharros tecnológicos que no dejan demasiado espacio a la imaginación. Esto es más una competición de los padres que una necesidad de los niños. Como en mis manos está cambiarlo, como madre me niego a que mi hijo de doce años tenga móvil hasta que no se pague él las facturas por lo menos... Los Reyes le van a traer libros, patines y la calle para disfrutarlos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Opino exactamente igual que tú. A veces me acuerdo de las largas sesiones de juego que me pegaba de pequeña, que si a exploradores, mamás y papás, con las muñecas etc… Y pienso que qué pena que haya perdido esa capacidad de jugar! (aunque bastante preocupante sería que con 22 años la conservara intacta xd) Me dan muchísima pena los niños de ahora… porque las Nintendo DS van a estar ahí siempre, pero la infancia pasa!

    Disfruta de tus Reyes :)

    ResponderEliminar