miércoles, 26 de diciembre de 2012

Rompe Ralph

Hacía mucho tiempo que no iba al cine de mi barrio, el de toda la vida. El de las salas pequeñas, las entradas algo menos caras, las pantallas más modestas, sin anuncios previos a la película y con los mismos acomodadores que llevan allí desde la primera vez que fui. Sí, sí, leéis bien, acomodadores, esa especie en peligro de extinción.

Aprovechando el día del espectador (que también ayuda) hemos ido a ver la nueva de Disney: Rompe Ralph.

P1.43 (120270_I - International Payoff)

A nadie nos gusta que nos cataloguen y mucho menos cuando la etiqueta que nos ponen es la de “malo”. Y eso es lo que le pasa al fortachón de Ralph. Trabaja en un videojuego y durante los últimos treinta años cada día repite la misma tarea una y otra vez: destruye un edificio para que Félix con su martillo mágico lo repare, ganándose el afecto y las tartas de los vecinos.
Un día, Ralph, cansado de ser el malo de la película el videojuego decide cambiar de escenario para tratar de ser el bueno por una vez y conseguir una medalla de héroe. Pero como suele pasar en estos casos las cosas no salen como uno planea y terminará en un mundo sobreazucarado con una pequeña pícara que sueña con ser piloto de carreras. ¡Un lío enorme!

Es una película entretenida con una historia que me ha parecido bastante original. Además invita al recuerdo con apariciones estelares de personajes de videojuegos antiguos con sus píxeles y todo. Respecto a esto último, me ha gustado mucho la diferencia que hacen entre los personajes tradicionales y los modernos mediante el trazado de los dibujos.

Aunque alguno de mis acompañantes ha salido prendado de la peque Vanellope, a mí no ha conseguido conquistarme como lo hizo mi adorada Agnes (Gru mi villano favorito) pero me ha encantado el prota. Ralph, ahí tan grandote y tan rompetodo y tan bonachón y sensible a la vez. Un amor.

Paperman_still_1Y por último he de comentar que me ha encantado el corto animado que nos han puesto justo antes de la peli: Paperman (creo). Un amor a primera vista, en blanco y negro, y muchos aviones de papel. Una preciosidad.

Una tarde fantástica :)

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho, sí, sí! Y queda demostrado que los viejos videojuegos nunca mueren! :D

    Si tengo que elegir entre Agnes y Vanellope evidentemente me quedo con la primera, pero ¿por qué no disfrutar de las dos? Vanellope es una pobre marginada por ser diferente :-(

    Y el corto del principio... precioso!

    ResponderEliminar