martes, 18 de septiembre de 2012

Evento Los Juegos del Hambre


Anoche se celebró en la Fnac de Callao (Madrid) el evento de lanzamiento del DVD y Blu-Ray de Los Juegos del Hambre. Fue un evento sencillito y tampoco hubo demasiada gente en comparación con otros eventos de otras temáticas a los que he asistido en Fnac. Eso sí, el personal de la tienda estaban perfectamente caracterizados como los personajes del Capitolio e incluso se pasaron por la fila, inspeccionando a los posibles nuevos tributos (muy metidos en su papel).

Al entrar a la tienda te regalaban un poster y podías acercarte al mostrador a comprar la peli. Por cada compra te entregaban un ticket con la cara de Katniss, que te daba la posibilidad de probar suerte en una diana llena de premios. Yo tiré a por el lote de libros pero no afiné del todo, me quedé al ladito. Vamos, que si llega a ser un ciervo me quedo sin comer ese día. Me tocó un bolso muy chulo lleno de merchandising (entre ello un boli de Peeta y un marcapáginas en 3D).

Y luego tuve que grabar un vídeo que no quiero ni saber para qué web/medio era y que espero que jamás vea la luz xD

También había unos peluqueros que en principio te peinaban como los personajes (yo iba para hacerme la trenza) pero después resultó que lo que hacían era pintarte el pelo de colorines. Así que… NO. xD

Lo más terrorífico de la noche (que es por lo que en realidad hago esta entrada) sucedió en la fila previa al evento. Al principio de la cola había unas niñas disfrazadas de… homeless. En serio, os juro que no sé de qué iban. Pero lo peor no es eso… Lo peor es que iban pasando un sombrero y pidiendo dinero para… TRAER AL ACTOR QUE INTERPRETA A CATO Y CLONARLE. Y aún mucho peor… ¡LA GENTE LES DABA DINERO! ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por quééééééééééé?


domingo, 16 de septiembre de 2012

El Príncipe de la Niebla – Carlos Ruíz Zafón

Por culpa de la guerra, la familia Carver se ve obligada a dejar la vida en la ciudad para trasladarse a su nuevo hogar en un pequeño pueblo a la orilla del mar. En su nueva casa aún respira el espíritu de Jacob, el hijo de los anteriores dueños de la casa, que murió ahogado varios años atrás. Además, tras la vivienda, Max, el hijo mediano de la familia, descubre un terrorífico y misterioso jardín de estatuas.
El joven Max, enseguida se hará amigo de Roland, el nieto del farero, y junto a Alicia, la hija mayor de la familia Carver, vivirán una aventura que permanecerá en su memoria durante muchos años. Una serie de sucesos extraños tendrán lugar a su alrededor, obligándoles a regresar al pasado para encontrarse con el Príncipe de la Niebla, que ha regresado para cobrarse un trato que tenía pendiente.
Carlos Ruíz Zafón no es santo de mi devoción. No digo que escriba mal, por supuesto, pero para mí es un escritor más que de momento no ha conseguido engancharme con ninguna de sus novelas. Y con esta no ha sido diferente.
El libro está narrado en tercera persona y toda la acción (excepto el principio) ocurre en un pequeño pueblo costero.
El argumento en sí no está mal, si no fuera por los errores y falta de coherencia de varias cosas que quitan toda credibilidad a la historia.
En primer lugar, hay un desfase total de fechas y edades, que no coinciden y despistan al lector. No puedo dar más datos porque destriparía todo el misterio de la trama, pero digamos que cierto personaje debería tener unos cuántos años más para que todo cuadrase.
En segundo lugar quedan cosas sin explicar. Cuando ves que te faltan veinte páginas piensas “bueno, aún hay tiempo para que lo explique”. Cuando quedan diez empiezas a mosquearte. Y cuando finalmente cierras el libro te das cuenta de que aunque parecía que tenía mucha importancia, al final el autor ha pasado de ello totalmente y ni siquiera se ha molestado en contar el por qué lo metió.
Y en tercer lugar, la misma historia se cuenta de dos versiones diferentes, volviendo de nuevo a hacer que no coincidan las fechas. 
(Es muy complicado explicar estos errores sin destripar el libro, pero ya sabéis que no me gusta meter spoilers en las reseñas. Si alguien lo ha leído y quiere comentar por privado, estaré encantada de intercambiar opiniones por email o redes sociales Guio)
También he echado de menos saber algo más de Alicia, la hermana mayor de Max. Durante todo el libro la vemos como una persona fría, que por alguna razón no es feliz, pero nunca llegamos a saber por qué. Al final es obvio por qué no lo es, pero ya estaba triste antes de que todo sucediera.
A grandes rasgos el libro no está mal (es una historia con magia y fantasía dirigida a un público infantil), está bien para pasar el rato pero no engancha. Además, las ya previamente citadas incoherencias le quitan muchísimo valor a la novela y al cerrarla sientes que te han tomado el pelo y que te han contado las cosas a medias.