jueves, 12 de septiembre de 2013

Reseñas veraniegas

Este verano he estado un poco vaga con respecto a reseñar, aunque tampoco es que haya leído demasiado, la verdad. Así que voy a aprovechar una sola entrada para hacer una mini-reseña de dos libros que he leído en estos meses estivales y que, de alguna manera, tienen cosas en común.

· Las dos novelas están escritas por autoras que me han conquistado por su forma de narrar: sencilla pero muy cuidada.

· Las dos historias tienen como protagonista a una chica que se ve envuelta en una situación dramática.

· Ambas poseen entre sus páginas amor y suspense.

· Las autoras comparten nombre. ¡Qué casualidad!

· Y los dos me encantaron y los devoré en un par de días.

 

P1040825En primer lugar quiero hablar de Nubes de kétchup, de Annabel Pitcher.

Esta novela tiene una estructura epistolar. La protagonista es Zoe, una chica inglesa de quince años, ahogada por un fuerte sentimiento de culpabilidad. Conoceremos su historia a través de las cartas que le escribe a Stuart Harris, un asesino condenado a pena de muerte. Ella cuenta los acontecimientos según cree que debe hacerlo y sin centrarse únicamente en su “delito” si no también en los problemas que ocurren en el seno de su familia o incluso en una araña que habita en el invernadero desde el que escribe las cartas, así que no es hasta el final cuando por fin descubrimos que es eso tan “horrible” que hizo Zoe.

Líos amorosos, problemas familiares y sentimientos encontrados son los ingredientes que dan vida a esta historia.

La forma de narrar es la misma que ya conocimos en Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea: dulce, sencilla y cuidada.

El libro se lee volando porque desde el principio quieres saber qué es lo que sucedió y comprobar si tus conjeturas son ciertas.

Quizás el final me decepcionó un poquito. Me esperaba algo más “grave”, más “intencionado” a lo mejor. Pero bueno, el libro está muy bien. Me gustó mucho.

Así como anécdota editorial, he vuelto a encontrar la errata que parece que últimamente está de moda de “se tapó las manos con los ojos”. ¡Pedazo de ojos que debe de tener!

 

como desees anabel botellaEl segundo libro del que estaba hablando era Como desees, de Anabel Botella.

En este caso Emma emprende un viaje desde Madrid hacia Caños del Agua, un pueblecito de Valencia, para pasar los dos meses de verano con su padre y su actual familia: su nueva esposa, su hija pequeña y su hijo Niko.

Aunque Emma tiene intención de que ese año las vacaciones sean tranquilas, el pueblo se verá envuelto en una serie de desapariciones y asesinatos de los que parece que nadie está a salvo.

Emma, arrastrada por su vocación de criminóloga, intentará encontrar las claves para resolver el misterio, pero también tendrá tiempo para descubrir que Niko ya no es el mismo chico insoportable que ella recordaba.

El libro engancha, no sólo por la historia en sí, si no por la agilidad de la narración. El ritmo es muy rápido y parece que las páginas van pasando solas para no dejarte escapar.

He de decir que normalmente me estropeo a mí sola los libros o las películas porque suelo averiguar enseguida qué pasa al final. En este caso creo que sospeché de prácticamente todos los personajes y al final sólo acerté la mitad del asunto ;)

Sobra decir que me encantó y que estoy deseando poder comprar Ojos azules en Kabul para seguir leyendo más cosas escritas por Anabel.

Para acabar os dejo una cita del libro que me pareció maravillosa: “Cuando uno acaba un libro tiene que saber que ha de cerrarlo. Si te entretienes en la última página te estás perdiendo otros muchos libros que podrías leer, una nueva aventura por vivir. Por más veces que la vida me haya puesta la zancadilla siempre me he levantado. Siempre hay una siguiente vez, una nueva oportunidad. Solo has de estar atento.”

1 comentario:

  1. Estupenda esa cita de Como desees ;)
    Yo solo he leído Nubes de kétchup, y me encantó. A mí el final sí me parece bastante trágico, y me hizo polvo esa última carta que no escribe Zoe.
    Besos

    ResponderEliminar