martes, 18 de marzo de 2014

La vida después – Marta Rivera de la Cruz

Victoria es profesora universitaria, tiene cuarenta y pico y una lujosa y cómoda vida en New York. Hasta que recibe la fatal noticia de que Jan, su mejor amigo, ha fallecido. Sin dudarlo ni un segundo, hace las maletas y toma un avión en dirección a Madrid para acudir al funeral. En el asiento de al lado viaja su marido, el importante y millonario, Herder Van Halen.

Sin embargo, el viaje, que prometía ser breve, se complicará más de lo esperado, haciendo que la vida de Victoria de un giro de 180 grados.

 

portada_vida_despues_marta_rivera_cruz-jpgLlevaba mucho tiempo queriendo leer algo de Marta Rivera de la Cruz. Quizá demasiado. Empecé a seguirla en Twitter por casualidad, porque alguien retuiteó algo que puso y me pareció interesante lo que decía. Después, poco a poco, la fui tomando una simpatía que desembocó en curiosidad por su faceta de escritora. Pero hasta ahora no había encontrado la ocasión.

La vida después se presenta como una historia de mejores amigos (chico-chica) en la que todos sospechan que hay algo más oculto. Sin embargo entre sus páginas he encontrado mucho más: he conocido a una mujer que no es feliz pero que no cambia nada por pereza; he acompañado a esa mujer a través de un viaje inesperado (o más bien dos: uno real y otro metafórico) y he sido testigo de su transformación. He de confesar que durante la mayor parte del libro he sentido antipatía hacia Victoria, pero al final la he perdonado porque ha logrado mostrarme lo que de verdad escondía.

Victoria estará acompañada en este viaje por Solange (la hija adolescente de Jan), Marga (su mujer), Shirley (la madre de Marga), Herder (el marido de Victoria) y un misterioso personaje que pondrá la guinda en el pastel.

La historia se desarrolla entre Nueva York, Madrid, Londres, París y Berlín. Hay para todos los gustos pero a mí la parte de Londres (en especial la de Oxford) me ha conquistado.

La única pega que le pongo es que los capítulos son extremadamente largos para mi gusto (por mi cabezonería de jamás dejar uno a medias). Pero aun así es una novela amena, entretenida e interesante por todo el trasfondo que posee. Me la he leído en menos de una semana.

Este ha sido mi primer acercamiento a las letras de Marta Rivera de la Cruz pero, sin duda, no será el último. Me ha gustado mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada