domingo, 30 de noviembre de 2014

Los cerebros plateados – Fritz Leiber

En un futuro más o menos lejano, el mundo editorial ya poco se parece a cómo lo conocemos: los libros son escritos por máquinas redactoras y, en el mejor de los casos, por robots. Los escritores ya poco importan en el proceso y su único papel es servir de cara visible en la contraportada de las publicaciones.

Un día, los grupos más radicales de escritores iniciarán una revolución que terminará con todas las máquinas redactoras destruidas. Sin embargo, sus intentos de volver a escribir del modo tradicional resultarán un fracaso.

Ante la imposibilidad de los humanos de crear textos literarios de calidad, los editores de la Rocket House pondrán en marcha un proyecto que lleva muchos años incubándose: en una guardería se encuentran custodiados los cerebros de algunos escritores célebres. ¿Serán capaces estos de volver a escribir?

image

Reconozco que este es el primer libro de Ciencia Ficción pura que leo. Lo descubrí por casualidad, mientras trataba de documentarme para escribir un relato que al final abandoné, y enseguida llamó mi atención.

Los cerebros plateados es un libro pequeño, con capítulos muy cortitos y que se lee de manera bastante sencilla.

Los protagonistas son dos personajes que, en contra de lo que se espera de ambas especies, son buenos amigos. Por un lado está  Gaspard, uno de los “escritores” humanos que adora las máquinas redactoras. Por otro lado está Zane, un robot escritor y bastante humanizado. Los robots que encontramos en este libro no son los típicos que obedecen las órdenes y ya; Zane piensa, siente y sus novelas son unas de las más exitosas del momento.

Cuando la revolución empieza, Gaspard y Zane se convertirán en algo así como asistentes de los editores de la Rocket House: ayudarán en todo lo posible para que el proyecto salga adelante mientras luchan contra sus propios sentimientos amoroso-sexuales hacia la enfermera Bishop y la róbix Rubores respectivamente.

El libro me ha gustado y como primer acercamiento al género ha estado bastante bien. Esperaba que se centrara más en la parte “mundo editorial” pero al final es casi una aventura espacial, con secuestros y rescates incluidos, que acaba con una reflexión sobre la literatura bastante buena.

Y, por cierto, quiero que invente ya las pastillas que toman los editores para aumentar la velocidad de lectura. Así podríamos leer muchos más libros :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario