miércoles, 6 de mayo de 2015

Deja escapar a los lobos – Carol Rifka Brunt

June tiene catorce años y su afición preferida es vagar por el bosque imaginando que es una chica que se acaba de escapar de la Edad Media. Se siente unida por una conexión especial a su tío Finn, un excelente pintor, y solo cuando está con él puede ser ella misma. descarga

Además, sin saber por qué, cada vez está más alejada de su hermana Greta y sus padres siempre se encuentran demasiado ocupados con el trabajo. Por eso, cuando Finn muere víctima del sida, el mundo de June se derrumba por completo.

Sin embargo, unos días más tarde, recibe un paquete con una nota firmada por Toby, la pareja de Finn, del que June no sabía nada y nadie de su familia quiere oír hablar. En la nota, el hombre le pide que se reúna con él en secreto. Este encuentro supondrá el inicio de una amistad algo inusual pero sincera y necesaria.

La novela está situada en el Nueva York de los años ochenta, una época en la que todavía no se sabía demasiado sobre el sida. En el libro puede verse con claridad cómo en esos años la enfermedad estaba rodeada de prejuicios, especialmente relacionados con la homosexualidad.

Los personajes son todos muy complejos y merecerían una entrada propia cada uno de ellos para poder analizarlos en profundidad. Todos, en mayor o menor medida, guardan en su interior una historia pasada que explica sus reacciones y comportamientos en el momento que narra la novela. A lo largo de las páginas iremos conociendo sus recuerdos, qué es lo que sienten, a qué le temen y los veremos evolucionar a medida que vayamos avanzando en la trama.

Es la propia June, en primera persona, quien nos narra la historia. En este aspecto me ha recordado un poco a Matar un ruiseñor pues la inocencia propia de la juventud de la protagonista contrasta de forma drástica con la crudeza de los hechos que narra. Y de la misma manera que me encariñé en su día con Scout, también lo he hecho ahora con June.
June es una adolescente introvertida, inteligente y sensible a su manera. A su corta edad tiene que enfrentarse a sucesos tan duros que dejarían tocado a cualquiera y es descorazonador ver cómo durante toda la novela se encuentra sola y perdida sin que nadie de su alrededor parezca darse cuenta. O casi nadie.

No es una novela de acción, ni de misterio, ni de fantasía. No tiene escenas espectaculares ni personajes con poderes especiales. Es una novela de amor, de amistad, de relaciones humanas, de sentimientos buenos y malos. Los personajes son héroes por lo que les ha tocado vivir y porque en muchas ocasiones se ven obligados incluso a luchar contra ellos mismos. Es un drama familiar, una historia realista, cruel pero con un fondo esperanzador. Es una historia de PERSONAS.

Soy consciente de que no le estoy haciendo justicia con la reseña pero es que me ha parecido tan maravilloso que por mucho que diga siempre me voy a quedar corta. Es uno de esos libros que sé que volveré a leer dentro de un tiempo, para revivir la historia y buscar esos matices que me haya perdido durante la primera lectura. Y porque ya echo de menos a June.

De verdad, es una historia durísima pero esconde una magia en cada frase, en cada diálogo, en cada reacción de los personajes, que la convierte en una novela de esas que dejan huella en el corazoncito del lector.

Muy-muy-recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario