miércoles, 3 de junio de 2015

Crónica Premios Edelvives 2015

¡Hola!
Ayer por la tarde estuve en la gala de entrega de los Premios Edelvives 2015. Nunca antes había ido a ningún evento de ese tipo y la verdad es que fue increible, tanto por la gala en sí como por la compañía.

Al llegar y ver tanta gente yo estaba así:


Éramos unas dos mil personas creo... Mucha, mucha gente reunida en torno a los libros. ¡Maravilloso!



Antes de entrar tuvimos que pasar por unas mesas para entregar la invitación. Allí, nos dieron un paquetito misterioso y nos pidieron que no lo abriéramos hasta que nos avisaran. ¡Qué nervios!


El maestro de ceremonias fue Jorge Blass, así que ya os podéis imaginar que la gala estuvo llena de magia. Empezó convirtiendo una pajarita de papel en una paloma de verdad, que luego se convirtió en tres palomas de verdad y al final en una chica.

Tras varios trucos, apareció en el escenario un niño un tanto desorientado. Gustav, decía que se llamaba. Y estaba buscando a Nacho. Gustav venía de 1938 y el pobre, claro, estaba un poco confuso así que Elena Alonso Frayle, autora ganadora del XXVI Premio Ala Delta, tuvo que subir al escenario para contarnos su historia y la de todos Los niños cantores. Cuando Elena recibió su premio, la magia continuó. 

Los trucos que vinieron después daban un pelín de miedo. Y así, en medio de la oscuridad y entre relámpagos, apareció en el escenario un personaje encapuchado. ¡Qué susto! Pero en cuanto se quitó la capa pudimos ver que debajo no se escondía ningún ser malingo, sino Heinz Delam, ganador del XV Premio Alandar. Nos habló de los sueños lúcidos y de cómo sirvieron de base para su novela La casa de los sueños olvidados. Después, Jorge Blass materializó de la nada su premio. Y todos flipamos, una vez más.


Y aún quedaba entregar el premio al Álbum Ilustrado. El presentador nos dijo que la ganadora estaba en Lisboa y que le había sido imposible asistir a la gala pero que había enviado una caja con las ilustraciones para que pudiéramos verlas (el libro aún no está terminado). Jorge levantó la caja, la hizo levitar... ¡Y de ella salió Eva Sánchez Gómez! Viajemos todos en caja ya, por favor jaja. Eva nos contó un poquito de la leyenda de Pratdip y de cómo, gracias a un biólogo especialista en murciélagos, se le ocurrió inspirarse en esto para su álbum Dip.


Para terminar la gala, Jorge Blass nos pidió a todos los asistentes que hiciéramos magia con él. ¡Era el momento de abrir el paquetito misterioso! Dentro había una pequeña baraja de cartas. Cada carta tenía una palabra escrita y en una estaba el eslogan de los premios: Ahora lo lees. Nos mandó darle la vuelta a la baraja, mezclar las cartas, cortar, lanzar una al aire, volver a mezclar, cortar, cambiarnos una con el de al lado, tirar otra por los aires, mezclar, tirar otra, mezclar, cortar... Y al final todos nos quedamos con una única carta en la mano... La de Ahora lo lees. Era muy obvio que iba a pasar eso pero... ¿cómo? ¿CÓMO?


Cuando se dio por finalizado el acto de entrega, pasamos a un patio interior para celebrarlo. Pero antes ¡nos regalaron los libros ganadores de los premios!


Estuvimos un buen rato hablando, bebiendo y comiendo (yo no, claro, que no puedo). Y antes de salir pudimos acercarnos a los autores para que nos dedicaran las novelas. Los pobres estaban supercansados pero aun así nos atendieron con toda la amabilidad y simpatía del mundo.


Me lo pasé genial. La gala fue preciosa y la organización alucinante. Me apunto desde ya a repetir el próximo año jijiji

No hay comentarios:

Publicar un comentario