jueves, 11 de junio de 2015

El enigma del cuadro robado - Anabel Botella

En época de vacaciones también surgen misterios, podría decirse que están a la vuelta de la esquina.
Gloria y Eva son dos detectives "profesionales" e incluso tienen su propia agencia: El escarabajo dorado. Dos ladrones han entrado en el sótano de los abuelos de Gloria buscando un objeto muy valioso. Gloria y Eva están dispuestas a averiguar qué desean esos dos ladornes. ¿Conseguirán saber qué se esconde tras ese objeto robado? Únete a esta agencia de detectives. Aún estás a tiempo de ser uno más en el Escarabajo dorado.
Anabel Botella se atreve con todo. Y, después de dejarnos sin aliento con #Dead7 y enviarnos a un mundo de fantasía en Las crónicas de los tres colores, ahora nos trae una aventura veraniega para los más peques de la casa. 

Gloria y Eva son dos niñas muy valientes y curiosas. Les encanta investigar cualquier misterio que se les ponga delante y además son las mejores amigas del mundo. Tanto, que incluso han montado su propia agencia de detectives.

En verano, ambas pasan las vacaciones en el mismo pueblo, por lo que sus aventuras no descansan ni siquiera cuando termina el colegio. Ese año, las niñas tienen un misterio muy importante que resolver: ¿cómo se conocieron los abuelos de Gloria y por qué nadie quiere contárselo? Sin embargo, cuando se encuentran en plena investigación, dos ladrones irrumpen en el sótano de la casa y les pegan un buen susto. Pero claro, dos detectives tan profesionales como ellas no pueden renunciar a un caso como ese, así que deciden ponerse en marcha para tratar de averiguar qué es lo que buscaban los ladrones. Lo que descubrirán les dejará con la boca abierta, además de meterlas en un buen lío.

Pero no todo será investigar, ya que durante toda la novela las relaciones familiares tienen mucha importancia. Gloria tiene una hermana pequeña a la que ha apodado La Moco porque siempre está pegada a ella. La pequeña siempre quiere estar con su hermana, pero a la mayor no le gusta cargar con ella. Y a pesar de todo, se quieren. ¿Quién no ha vivido esto cuando era niño?

Me ha gustado que el libro esté protagonizado por dos niñas que no siguen para nada los estereotipos femeninos que tienen otros libros en los que las niñas sólo saben vestir de rosa y jugar a las princesas. Gloria y Eva se disfrazan de brujas y son detectives "profesionales", que no le temen a nada... o a casi nada.

El enigma del cuadro robado es un librito infantil lleno de aventuras, misterio, algún susto y mucha amistad. ¡Muy entretenido!

2 comentarios:

  1. Mucha gracias por tus palabras, por esta estupenda reseña. La comparto :D :D
    Besos :*

    ResponderEliminar
  2. Mucha gracias por tus palabras, por esta estupenda reseña. La comparto :D :D
    Besos :*

    ResponderEliminar