lunes, 6 de julio de 2015

El cuento número trece - Diane Setterfield


Vida Winter es una escritora muy famosa: todo el mundo conoce sus novelas, pero muy pocos tienen el privilegio de saber quién es en realidad. Y es que la señorita Winter dispone de tantas versiones de su vida como periodistas la han entrevistado. Pero ahora, por fin, ha llegado el momento en el que ha decidio contar la verdad.

Margaret Lea es una mujer joven, hija del dueño de una librería de viejo, amante de los libros y con una pesada carga en su alma y en uno de sus costados. Es experta en llevar a cabo investigaciones para esbozar biografías de difuntos célebres, pero ¿será capaz de escribir la historia de una persona viva y desentrañar qué se esconde detrás del nombre de Vida Winter?

Esta, sin duda, va a ser una reseña complicada, de esas que sé de antemano que por mucho que me esfuerce, jamás hará justicia a la maravilla de libro que he tenido entre las manos durante los últimos días. Por eso, antes siquiera de empezar, quiero recomendaros que lo leáis en cuanto tengáis ocasión, incluso en el caso de que mi reseña os deje dubitativos.

La novela empieza cuando Margaret Lea recibe una misteriosa carta en la que Vida Winter le ofrece trabajar para ella como biógrafa. Margaret es una enamorada de la literatura, pero de la literatura antigua, cuyos autores ya han fallecido. Por eso, sabe muy poco sobre esa escritora y ni siquiera ha leído nunca una de sus famosísimas novelas. Obviamente, antes de aceptar el trabajo, se sumerge en una profunda documentación en la que descubre las apasionantes letras de la señorita Winter y su misterioso pasado, que nadie parece conocer con certeza. Vida Winter es una narradora nata y por ello siempre tiene una fantástica historia que regalar a los periodistas que se acercan a ella para entevistarla acerca de su vida.

Aún un poco reticente, Margaret se traslada al hogar de la señorita Winter. Durante su primera reunión, ambas ponen una serie de condiciones para llevar a cabo el proyecto. La biógrafa pide tres datos concretos y de los que pueda comprobar su veracidad para estar segura de que no le está mintiendo como ha hecho durante toda su vida con los periodistas. Vida Winter no admitirá preguntas, ni saltos temporales, la narración se realizará con el ritmo que ella establezca, sin interrupciones.

Ese será el comienzo de una historia de fantasmas, de gemelas, de misterios, de secretos y trampas, que enseguida cautivará a la señorita Lea. Y es que ella también esconde un pasado doloroso que en parte se asemeja al de la escritora.

A lo largo de las casi 500 páginas que tiene el libro, iremos descubriendo poco a poco la realidad que se esconde detrás de famosa escritora y el dolor que tortura el alma de la biógrafa. Pero solo al final nos será desvelado el secreto más valioso, la respuesta que más anhelan todos los lectores de Vida Winter: ¿de qué trata el misterioso Cuento número trece
 
El libro está narrado en primera persona por varias voces que se van intercalando. A veces es Margaret quien habla, pero, por supuesto, durante las sesiones para la biografía el papel de narradora lo toma la señorita Winter. Además, podremos leer cartas y fragmentos de diarios de otros personajes.

El estilo de la autora es pulcro, sutil, cuidado y muy bello.

El cuento número trece es un libro para leer despacio, saboreando cada frase, cada palabra, cada sílaba. Un libro para conocer a fondo a cada personaje pues todos tienen algo que los hace únicos, para hacer conjeturas sobre cada suceso y para sorprenderse con cada giro inesperado. Una historia perturbadora, dolorosa pero bellísima. 

Sin duda, leeré más de Diane Setterfield (e intentaré conseguir este en inglés) en un futuro próximo porque sus letras me han enamorado.

No dejéis de leerlo, porque os estaréis perdiendo una verdadera joya literaria.

1 comentario:

  1. Lo leí al poco tiempo de ser publicado y me encantó. Es una maravilla de libro =)

    ResponderEliminar