sábado, 5 de septiembre de 2015

Model Misfit (Geek Girl #2) - Holly Smale

Harriet Manners sabe muchas cosas:
* Los humanos tienen 70000 pensamientos al día.
* Las orugas tienen cuatromil músculos.
* La persona media consume una tonelada de comida al año.
* Ser geek + modelo = un montón de nuevas pintadas en tus pertenencias.

Pero está claro que no tiene ni idea acerca de chicos. 
Y ahora, durante su viaje relámpago a Tokio, Harriet daría todas las cosas que ha aprendido a lo largo de su vida a cambio de una mínima pista sobre qué se supone que debe hacer a continuación.

Conocí a Harriet Manners casi por casualidad. En marzo de este año, Holly Smale visitó Madrid y tuve la suerte de que me ofrecieran un ejemplar del primer tomo de Geek Girl para reseñarlo y hacerle una entrevista que salió publicada en el primer número de El aLIJo. Y me cautivaron tanto protagonista y autora que en cuanto volví a casa me compré los dos siguientes tomos porque no podía esperar a que salieran en español.

Esta segunda parte comienza con el último examen del curso y transcurre a lo largo del que Harriet espera que sea un verano alucinante. De hecho, tiene todo perfectamente planeado, porque no olvidemos que le encanta hacer listas y gráficos para controlar cada momento de su vida.

Sin embargo, parece que todo el mundo está dispuesto a contradecir sus planes: la madre de Nat la va a enviar a un viaje-castigo a Francia, sus padres se pasan el día acondicionando la casa para la llegada del nuevo miembro de la familia y Nick la ha dejado.

Pero justo cuando Harriet está pensando en pasar todo el verano metida bajo las sábanas ordenando minerales, se encontrará subida en un avión rumbo a Tokio, uno de los lugares que siempre ha soñado visitar. Irá acompañada de su abuela materna, una señora de lo más peculiar, para formar parte de la nueva campaña de moda de la diseñadora Yuka Ito.

Allí compartirá piso con dos jóvenes modelos: Poppy, una chica despampanante que suele aparecer en las revistas de moda que lee Nat, y Rin, una japonesa alegre y entusiasta, enamorada de la lengua inglesa y que lo que más desea en el mundo es irse a vivir a Australia. 

Y, pocos minutos después de llegar, Nick aparecerá en su puerta.

Harriet se encuentra en un lugar con el que siempre había soñado, pero las cosas no resultarán tan idílicas como pueden parecer: tendrá que lidiar con complicadas sesiones de fotos, cargar con el miedo a ser destronada en su propia casa, fingir que Nick no le importa y enfrentarse a un montón de malentendidos y traiciones para acabar dándose cuenta de que ella es más fuerte de lo que muchos pueden pensar.

Y, claro, un libro de Geek Girl no sería lo mismo sin Toby cumpliendo sus labores de acosador, ni sin Wilbur (con -bur, no con -iam), el agente de Harriet, actuando como un adorable hada madrina. ¡Es tan cuqui ese hombre!

En este segundo tomo, Holly Smale sigue utilizando ese estilo fresco, natural y simpático, que hace que devores las páginas sin poder parar. El libro está narrado en primera persona por la protagonista y salpicado de esos datos tan curiosos y esas ocurrencias tan espontáneas e inocentes que hacen que adores a Harriet quieras o no. Además, la familia y los amigos siguen siendo muy importantes para el desarrollo de la historia.

Me ha encantado, una vez más. ¡Y me han entrado unas ganas tremendas de ir a Japón!

La geek ha vuelto y yo me alegro de haberme reecontrado con ella :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario