viernes, 19 de junio de 2015

El aLIJo (Junio 2015)

¡Pues sí! Hoy ha salido el número de junio de El aLIJo, la revista de literatura infantil y juvenil.


Este número, al ser especial de verano, viene un poco más cargadito que el anterior, con un montón de contenido (crónicas, reseñas, artículos de opinión, pasatiempos y concursos). Además os presentamos a Martina y su mundo, una viñeta muy cuqui creada por Maria i punto y Anabel Botella.

Por mi parte, además de la maquetación, he colaborado con:

· Crónica del encuentro Puck - página 23
· Crónica del acto de entrega de los Premios Edelvives 2015 - página 27

· Entrevista a María Villalón - página 41

· Reseña de Splat el gato (Jaguar) - página 67
· Reseña de Dragal (Anaya) - página 96
· Reseña de Las crónicas de los tres colores (Nowevolution) - página 99
· Reseña de El insólito viaje de una gota de lluvia (Destino/Planeta) - página 109
· Reseña Dalí para niños (Libros del Zorro Rojo) - página 113

Igual que la vez anterior, a medida que se vaya subiendo el contenido a la web, iré poniendo los enlaces por aquí.

La revista la podéis leer online, descargar desde Issuu (dándole a Share/Download) o desde Lektu. Como siempre, la descarga es gratuita, pero si os gusta lo que leeis, siempre podéis colaborar desde el boton de donar de Paypal que se encuentra en la web o pagando el euro que sugiere Lektu.

¡Que la disfrutéis!

jueves, 11 de junio de 2015

El enigma del cuadro robado - Anabel Botella

En época de vacaciones también surgen misterios, podría decirse que están a la vuelta de la esquina.
Gloria y Eva son dos detectives "profesionales" e incluso tienen su propia agencia: El escarabajo dorado. Dos ladrones han entrado en el sótano de los abuelos de Gloria buscando un objeto muy valioso. Gloria y Eva están dispuestas a averiguar qué desean esos dos ladornes. ¿Conseguirán saber qué se esconde tras ese objeto robado? Únete a esta agencia de detectives. Aún estás a tiempo de ser uno más en el Escarabajo dorado.
Anabel Botella se atreve con todo. Y, después de dejarnos sin aliento con #Dead7 y enviarnos a un mundo de fantasía en Las crónicas de los tres colores, ahora nos trae una aventura veraniega para los más peques de la casa. 

Gloria y Eva son dos niñas muy valientes y curiosas. Les encanta investigar cualquier misterio que se les ponga delante y además son las mejores amigas del mundo. Tanto, que incluso han montado su propia agencia de detectives.

En verano, ambas pasan las vacaciones en el mismo pueblo, por lo que sus aventuras no descansan ni siquiera cuando termina el colegio. Ese año, las niñas tienen un misterio muy importante que resolver: ¿cómo se conocieron los abuelos de Gloria y por qué nadie quiere contárselo? Sin embargo, cuando se encuentran en plena investigación, dos ladrones irrumpen en el sótano de la casa y les pegan un buen susto. Pero claro, dos detectives tan profesionales como ellas no pueden renunciar a un caso como ese, así que deciden ponerse en marcha para tratar de averiguar qué es lo que buscaban los ladrones. Lo que descubrirán les dejará con la boca abierta, además de meterlas en un buen lío.

Pero no todo será investigar, ya que durante toda la novela las relaciones familiares tienen mucha importancia. Gloria tiene una hermana pequeña a la que ha apodado La Moco porque siempre está pegada a ella. La pequeña siempre quiere estar con su hermana, pero a la mayor no le gusta cargar con ella. Y a pesar de todo, se quieren. ¿Quién no ha vivido esto cuando era niño?

Me ha gustado que el libro esté protagonizado por dos niñas que no siguen para nada los estereotipos femeninos que tienen otros libros en los que las niñas sólo saben vestir de rosa y jugar a las princesas. Gloria y Eva se disfrazan de brujas y son detectives "profesionales", que no le temen a nada... o a casi nada.

El enigma del cuadro robado es un librito infantil lleno de aventuras, misterio, algún susto y mucha amistad. ¡Muy entretenido!

domingo, 7 de junio de 2015

Querido Atticus - Karen Harrington

Cuando Sarah Nelson tenía dos años, algo terrible pasó en su casa. Desde entonces, su madre está ingresada en un hospital psiquiático y ella vive con su padre, que bebe más de la cuenta. 
Ahora, con doce años, Sarah no sabe lo que es tener un hogar fijo, le encantan las palabras y lleva dos diarios: el de verdad y el de mentira. Además, su profesor de lengua les ha puesto como deberes para el verano escribir cartas, a mano, a quien ellos quieran, para escapar durante un ratito del lenguaje sms que todos utilizan a diario. Ella, muy pronto tiene claro a quien escribir: Atticus Finch, el admirable padre de Matar un ruiseñor será el destinatario de sus misivas, su confidente, aquel a quien le contará cosas que no le puede contar a nadie más.
Pero los deberes del señor Wistler no serán el único reto para ese verano. Sarah tiene que convencer a su padre para que no la envíe de nuevo a pasar las vacaciones con sus abuelos y, además, debe dar su primer beso en los labios para cumplir el pacto que ha hecho con su mejor amiga, Lisa.
Quizás, al final, este no sea un nuevo "verano aburrido de Sarah Nelson"... Pero lo que más desea ella es que los días pasen despacio, para que séptimo no llegue nunca y así no se vea obligada a realizar el trabajo sobre el árbol genealógico que todos los alumnos hacen durante ese curso.

Desde que leí Matar un ruiseñor, de Harper Lee, se convirtió en una de mis novelas favoritas. Estoy completamente obsesionada con ella y ya muero por que llegue julio y salga esa precuela que la autora ha tenido oculta durante tantos años. Por ello, cuando me enteré de que andaba por las librerías una novela de una niña que escribía cartas a Atticus, enseguida me entró el ansia por leerla. ¡Y menos mal que lo hice! 

Querido Atticus cuenta la historia de Sarah Nelson, una niña con una vida muy complicada. A su corta edad ya sabe lo que significa sufrir de verdad, lo duro que es tener que esconder tus sentimientos y lo que supone tener que huir de tu casa cada vez que alguien descubre quién eres. Sarah vive con un padre que trata de ahogar los problemas en alcohol, casi no tiene amigos y vive atemorizada ante la idea de que alguien descubra quién es en realidad. La única con quien habla de sus sentimientos es Planta, una maceta que decora su habitación y que ha ido con ella siempre que se ha tenido que mudar. Además, no es fácil vivir ciertas etapas de la vida de una chica sin una madre a quien poder pedir ayuda. Por ello, Sarah se refugia primero en su diario (el de verdad) y luego en las cartas que escribe a Atticus Finch, el padre que le gustaría tener.
Y, por si esto no fuera poco, en la vida de Sarah aparece Finn, un chico mayor, pero que ama la literatura y las palabras tanto como ella. Sarah enseguida se siente conectada a él y un nuevo sentimiento empieza a nacer en su interior.

La protagonista de esta novela es una niña de doce años, pero con una personalidad compleja. En ocasiones resulta mucho más madura de lo que se podría esperar a su edad, pero en otros momentos saca su lado más infantil e inocente, dejándonos ver que en el fondo, a pesar de todo lo que ha vivido, no ha dejado de ser una niña.

La literatura está muy presente a lo largo de todo el libro. Las referencias a Matar un ruiseñor son muy abundantes, no se limitan solo a las cartas que Sarah escribe a Atticus, sino que varios personajes acuden una y otra vez a esta novela y a su autora para explicar sus acciones. Incluso aparece Harper Lee por ahí :)

Querido Atticus me ha encantado, no solo porque Sarah comparte mi amor por Matar un ruiseñor, sino porque el libro demuestra que a veces la vida te puede sorprender.

miércoles, 3 de junio de 2015

Crónica Premios Edelvives 2015

¡Hola!
Ayer por la tarde estuve en la gala de entrega de los Premios Edelvives 2015. Nunca antes había ido a ningún evento de ese tipo y la verdad es que fue increible, tanto por la gala en sí como por la compañía.

Al llegar y ver tanta gente yo estaba así:


Éramos unas dos mil personas creo... Mucha, mucha gente reunida en torno a los libros. ¡Maravilloso!