domingo, 22 de noviembre de 2015

Sinsajo (Parte 2) SPOILERS

A pesar del retraso de una semana de la fecha de estreno oficial y de todo lo que se lio, tuve la suerte de conseguir comprar entradas para el Maratón Sinsajo que se proyectaba en algunos cines este fin de semana. 
Antes de empezar, he de decir que llevaba el recuerdo del libro muy fresco gracias a la lectura conjunta que había organizado Marina, del canal Huyamos a los libros. Mientras me lo leía me di cuenta de que muchas cosas las había olvidado y no sé yo si hubiera sido mejor así. Pero bueno, aquí va mi opinión...

A PARTIR DE AQUÍ SPOILERS DE LA PELÍCULA Y DEL LIBRO




La película, como tal, está muy bien: entretiene, los actores están sublimes, mantiene la tensión todo el rato, hay mucha acción y también muchos momentos demasiado emotivos como para mantenerse entero (lloré como una condenada). Es lo que corresponde, claro. Así es como todos la esperábamos.

Sin embargo, como adaptación de un libro deja bastante que desear. Entiendo que no se puede meter todo, es obvio, comprendo que estaba la dificultad añadida de que faltaba un actor e incluso puedo aceptar que hay que satisfacer de igual manera a las personas que no se leen los libros pero sí les gusta ver las películas. Vale, entiendo todo eso. Pero lo que no entiendo es la necesidad de inventar. Vamos a ver, están haciendo una película que está basada en un libro, cíñanse a él; para dar rienda suelta a la imaginación hay otros momentos.

¿Y por qué digo esto? Aquí algunos ejemplos:

1) Peeta aislado y los médicos del Trece intentando revertir las consecuencias de la tortura del Capitolio. Se les ocurre que debería entrar alguien que recuerde de casa, pero que no asocie con Katniss para ver qué sucede. Alguien que no asocie con Katniss, es importante. En el libro entra Delly, una compañera del colegio. En la película entra... Prim. Ok. Sí. Muy buena idea.

2) Ahora estamos en la boda de Finnick y Annie (¡gracias por meterla!) y yo ya empiezo a llorar como si no hubiera un mañana. De pronto, junto a Katniss aparece Johanna y le cuenta que por la noche va a salir un aerodeslizador con medicinas y otros enseres para los rebeldes que están organizados para atacar el Capitolio (?). Y, claro, como ella quiere ir a la guerra pero la presidenta Coin no se lo permite, pues decide colarse como un polizón en el aerodeslizador (????). Y allí que aparece tan pancha ella. Lo mejor es cuando de pronto se encuentra allí con Gale. «¡Oh, Katniss! Estás aquí. Qué bien». Y ya está. A nadie le sorprende. ¿Dónde quedaron los ratos con Johanna? ¿Dónde quedó la recuperación y el esfuerzo por superar los entrenamientos para poder ser seleccionadas como soldados? Bah.

3) La aparición de Peeta en el pelotón. En el libro le envían para cubrir una baja. Aquí aparece porque sí, como sorpresa. Y, claro, luego les sobran soldados y tienen que cargarselos de forma aleatoria abandonándolos. Leeg 1 herida, no puede andar y están a punto de aparecer los Agentes de Paz. Leeg 2 se queda con ella y los demás se van prometiéndoles que luego les envían a alguien a recogerlas. WHAT? Claro. Adiós las dos en un momento. Y todo grabado por unas cámaras que se supone que están desactivadas por el aceite de la vaina.


4) Túneles. Aparecen los inferi mutos y se monta una batalla ahí que no veas. En lugar de huir por la escalera se ponen todos a luchar como si les sobrase el tiempo. Nadie comenta el olor a rosas y casi no hay ni rastro de las voces. Cuando salen a la superficie aparecen en ¿una estación de metro? y ya Cressida los guía a la tienda de Tigris...

5) Creo que todos estábamos deseando ver el momento en el que Tigris los disfraza de ciudadanos del Capitolio. Hubiera sido muy guay verlos así camuflados. Pero no, para qué, les plantamos una capa con capucha y listos. No hace falta más.

6) El momento de las bombas con retardo no me pareció muy conseguido. De hecho, si no lo sabes, es probable que la segunda explosión te parezcan disparos de metralleta. Luego lo explican, eso sí. Pero el caso es que después de eso, a Katniss le está curando las quemaduras... su madre... con algodón y pinzas. SU MADRE. En serio. ¿Por qué?

También es necesario mencionar el poco protagonismo que tienen Johanna y Finnick, lo guapos que están todos durante todo el tiempo, las recuperaciones milagrosas de Katniss cada vez que está herida, las mil flechas que lleva cuando va a ejecutar al presidente Snow, el innecesario affair entre Haymitch y Effie (me recordó a Neville y Luna) o que sea Annie quien les cuente con todo detalle qué ha sido de cada personaje a través de una carta.

Además creo que dejaron fuera un detalle que me parece capital para comprender el final, el por qué Katniss se queda con Peeta a pesar de todo.

Como última apreciación negativa, debo comentar un fallo en el doblaje. En estos casos creo que es muy importante contrastar el vocabulario para que coincida con el de los libros. Y decir «morfina» es un fallo gordo. ¡Ah! Y es «cuando menos», no «cuanto menos»; pero de eso sólo nos damos cuenta los obsesivos del lenguaje.

Lo que más me gustó fue el momento en el que Gale entra y hablan sobre la bomba. Ahí se vio lo que yo había descubierto durante la relectura del libro, lo que no recordaba y me hizo cambiar la imagen que tenía de él.

En resumen, como ya he dicho antes: muy buena película, bastante mala adaptación.

Hasta siempre, Sinsajo.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Poeta en Granada. Paseos con Federico García Lorca - Ian Gibson

Hablar de Federico García Lorca es hablar de Granada. Su vida, su obra y su muerte están íntimamente unidos al espíritu de la ciudad y sus alrededores.
Federico García Lorca y Granada. Granada y Federico García Lorca. No sé cuál de los dos es el protagonista de este libro, solo sé que dentro de pocos días me voy allí de vacaciones y todas las notas que he tomado a medida que leía se vienen conmigo.

Quizá se podría decir que este es un libro de viajes, pero también de historia. No es una guía turísitica, aunque los capítulos no son tales, sino rutas a seguir. Bueno, ni siquiera son rutas, son paseos —nueve, para ser más exactos—, que nos permiten recorrer las calles de Granada, parte de su Vega y la vida de Federico García Lorca desde su infancia hasta sus angustiosos últimos momentos.

Conozcamos o no Granada, estemos allí o en el lugar más lejano del mundo, en cuanto empecemos a leer nos encontraremos caminando por las calles, plazas y edificios —algunos hoy desaparecidos—, acompañados por el poeta, sus familiares, sus vecinos, sus amigos y los personajes de sus obras. Ian Gibson describe todo con minuciosidad, nos da indicaciones y recomendaciones para que podamos seguirlas físicamente o a través de la imaginación (o de Google) sin perdernos ningún detalle.

Además de mostrarnos un poquito más algunos rincones de la ciudad y la vida de Federico García Lorca, el autor también comparte con nosotros algunas cuestiones para las que (por el momento) no existen respuestas.

Por todo ello, este libro se trata de una lectura para hacer de forma calmada. Recomiendo tener una enciclopedia (o buscador) cerca para poder consultar nombres de personajes, fechas o sucesos importantes en los que nos interese profundizar reflexionar sobre ellos.

Como apunte así más técnico he de decir que cada paseo viene acompañado por un pequeño plano para que nos hagamos una perfecta idea del itinerario que debemos seguir. Además, al final del libro hay un capítulo dedicado a aportar bastante información práctica sobre cada una de las rutas como sitios importantes a visitar, teléfonos de reservas, tiempo apróximado de duración, etc.

Personalmente, he disfrutado muchísimo de este libro (y lo seguiré haciendo próximamente). Soy muy fan de Ian Gibson y jamás me cansaría de escucharle hablar sobre Lorca y Dalí. Y leer este libro, ha sido un poco como estar oyéndole a lo lejos explicar cada uno de los secretos que esconden las calles de la ciudad de Federico García Lorca.

lunes, 9 de noviembre de 2015

La promesa

Después de más de dos años esperando para poder verla en pantalla grande, este viernes por fin se ha estrenado en España La promesa, una película basada en la novela Viaje al pasado de Stefan Zweig.
Y claro Stefan Zweig + Alan Rickman, pues tenía que gustarme sí o sí.

Friedrich Zeitz (Richard Madden) es un joven graduado en ingeniería. Durante la carrera fue un estudiante brillante, ya que debido a su origen humilde esta era la única oportunidad que tenía de poder labrarse un futuro. (Estamos hablando de la Alemania de 1912, nada que ver esto con la situación actual en nuestro país, por ejemplo.) Acaba de conseguir un trabajo de oficina en una acería, pero enseguida es ascendido a secretario del propietario de la fábrica, Karl Hoffmeister (Alan Rickman). Este, por mandato del médico, muy pronto se ve obligado a guardar reposo y Friedrich pasa a ser su asistente personal. El joven pasará mucho tiempo en la casa de su jefe y allí conocerá a su esposa (Rebeca Hall): una mujer bella, agradable y mucho más joven que su marido. Entre ellos surgirá una tensión romántica que las circunstancias primero y la Guerra Mundial después complicarán hasta convertir en algo imposible. ¿Conseguirán reencontrarse?

Me gustó muchísimo, es una historia preciosa sin llegar a resultar empalagosa y que casi cuando ha llegado el final te desarma por completo. Desde luego, se nota quién la ha creado, pues los que conozcan un poco las novelas de Stephan Zweig sabrán que sus historias, por muy evidentes que puedan resultar al principio, al final suelen sorprender con algún detalle que no esperábamos pero que cambia por completo la concepción de la trama. Y a mí el personaje de Alan me dejó un poco rota.

Esta novela en concreto aún no me la he leído, pero lo haré en breves, porque me ha encantado la historia.

Quiero destacar la banda sonora, que acompaña a las escenas todo el rato como acariciando la imagen. Por lo general no suelo fijarmen en estas cosas, a no ser que me llamen muchísimo la atención y en este caso lo ha hecho.

Por ponerle un «pero», he de decir que algunos planos me resultaron un poco «bruscos», porque una vez tras otra, enfocaban a uno de los protagonistas para inmediatamente después meter un zoom. Supongo que será parte del estilo del director (de lo que no tengo, sinceramente, ni idea), pero igual que con la banda sonora, jamás me doy cuenta de estas cosas a no ser que me resulten muy obvias.

Los tres actores principales (además de algunos secundarios como Otto [el hijo del matrimonio Hoffmeister, interpretado por Toby Murray] y Anna [Shannon Tarbet]) son geniales. Nada que reprocharles. Destacan sobre todo, creo yo, los gestos sutiles de todos, pues transmiten muchísimo.

Del doblaje no puedo decir nada porque la vi en VOS.

Por cierto, recomiendo esta pelí a los que siguen pensando que Alan Rickman sólo interpreta papeles de malvados (será que no han visto Harry Potter, por ejemplo. Ejem), porque en este caso, su personaje, a pesar de las primeras impresiones que da, es un hombre bueno y de una generosidad incalculable.

Eso sí, la próxima de Alan no espero a que la estrenen en España; me la compro en DVD y la veo en casa, que me sale más barato. 9,20€ cada entrada. ¡Qué barbaridad!



miércoles, 4 de noviembre de 2015

El aLIJo #3

¡Hola!

Un mes más ha salido la revista El aLIJo. En este nuevo número hay un especial de México literario, varios artículos muy interesantes, concursos, reseñas y, por supuesto, una nueva entrega de Martina y su mundo.

Yo, además de maquetar como siempre, he colaborado con algunas reseñas y una crónica:
· Desayuno de prensa Bajo el paraguas azul [página 15]
· Reseña de Coraline, de Neil Gaiman [página 62]
· Reseña de Dragal II, de Elena Gallego Abad (Anaya) [página 64]
· Reseña de La casa de los sueños olvidados, de Heinz Delam (Edelvives) [página 65]

Para leer o descargar la revista de manera gratuita, solo tenéis que pinchar en la portada y os llevará directamente a la web.