domingo, 17 de abril de 2016

Coraline - Neil Gaiman

Al día siguiente de mudarse de casa, Coraline explora las catorce puertas de su nuevo hogar. Trece se pueden abrir con normalidad, pero la decimocuarta está cerrada y tapiada. Cuando por fin consigue abrirla, Coraline se encuentra con un pasadizo secreto que la conduce a otra casa tan parecida a la suya que resulta escalofriante.
Sin embargo, hay ciertas diferencias que llaman su atención: la comida es más rica, los juguetes son tan desconocidos como maravillosos y, sobre todo, hay otra madre y otro padre que quieren que Coraline se quede con ellos, se convierta en su hija y no se marche nunca. Pronto Coraline se da cuenta de que, tras los espejos, hay otros niños que han caído en la trampa. Son como almas perdidas, y ahora ella es su única esperanza de salvación. Pero para rescatarlos tendrá también que recuperar a sus verdaderos padres, y cumplir así el desafío que le permitirá volver a su vida anterior.

Es verano y Coraline está aburrida; sus padres siempre están ocupados y aún faltan unos días para empezar el colegio. Así que, para entretenerse, decide explorar su nueva casa, situada en una enorme mansión que comparte con unos vecinos de lo más peculiares. En su piso encuentra una puerta que está cerrada con llave porque no lleva a ningún sitio. O eso es lo que parece, al menos. Porque, de repente, Coraline se verá sumergida en una aventura en la que tendrá que enfrentarse a una serie de desafíos para recuperar a sus padres y regresar a su casa.

Esta novela me ha recordado en parte a Alicia en el País de las Maravillas, solo que con tintes más oscuros y macabros. Todos los personajes que aparecen son extraordinarios, incluidos los animales, pero el mundo que encuentra Coraline al otro lado de la puerta es tétrico, sombrío y un poco repugnante.

A cada paso que demos junto a nuestra pequeña heroína, sentiremos sorpresa, susto, incredulidad y a veces un pelín de asco. Porque en este libro nada es lo que parece y todo es tan fantástico que es necesario dejarse arrastrar al interior de la historia para poder disfrutarla al cien por cien.

La protagonista es una niña peculiar y muy valiente, que no se achanta ante el miedo. Incluso, en medio de las sombras, es capaz de ofrecernos una pequeña lucecita en forma de moraleja o reflexión: ¿de verdad sería tan genial tener todo lo que deseamos o más bien terminaríamos aburridos? Interesante…

Hace tiempo vi la adaptación cinematográfica de esta novela, pero la lectura me ha encantado y me ha provocado un montón de sensaciones. ¡No os la perdáis si queréis disfrutar de una intensa aventura en un mundo fantástico!

Publicado originalmente en el número 3 de la revista El aLIJo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada